sábado, 21 de abril de 2012

UNIVERSALIDAD DE LOS DERECHOS HUMANOS


Esta es la exposición de un debate que propondremos en la Universidad Rey Juan Carlos el próximo día 23. Abrimos el debate sobre este tema y animamos a la participación. El día 23, tras recoger las diferentes opiniones que se muestren las pasaré al Blog para seguir con la Historia de un Debate.


EL VIAJE DEL PROFESOR CARITAT Y LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALES

El tema que vamos a tratar consiste en el significado de la aceptación de la Universalidad de los Derechos Humanos, y de la aceptación de los Derechos Humanos en sí mismos, apoyándonos en ciertos aspectos del libro del Viaje del Profesor Caritat (Steven Lukes), en el que se dan situaciones de diferentes Estados o Sociedades, cada uno con sus propias características y cualidades, en las que se da una cierta relación con los Derechos Humanos.

Sabemos que los Derechos Humanos consideran unos principios que en ciertos casos resultan inapropiados para otras culturas y esto nos lleva a juzgar a las sociedades que los rechazas o los defienden. En el mundo de hoy en día, la defensa de los Derechos Humanos Universales, consiste en la imposición de esos derechos a toda la sociedad mundial, es decir, como bien dice la palabra, es la aspiración a que sean reconocidos y garantizados universalmente. Contamos con la existencia de ONGs que los defienden y que velan por el cumplimiento de éstos - como por ejemplo Amnistía Internacional o la Comisión de Seguimiento de Helsinki -.

Para estructurar esta exposición vamos a tomar como ejemplo el ensayo que el autor, Steven Lukes, utiliza en uno de sus ensayos, en el que realiza una comparación tratando el mismo tema.

Él aborda la cuestión diferenciando dos partes, una en la que trata el significado de no aceptar los Derechos Humanos, correspondiente con los Estados de Utilitaria, Comunitaria y Proletaria, y una segunda parte en la que expone lo que significaría aceptar esos principios que marcan los Derechos Humanos. Nosotros, expondremos situaciones que se dan en la historia que son causa de la vulneración de los Derechos Humanos y posteriormente lo enfocaremos desde el análisis de la racionalidad de esa aceptación o de ese rechazo por parte de cada Estado imaginado por el autor.

Es curioso como a lo largo del análisis hemos encontrado algunos dilemas que se presentan entre la propia aceptación de los derechos humanos y su defensa, por lo que dedicaremos parte de la exposición a la presentación y la explicación de esos dilemas, dejando tiempo para la reflexión y el debate sobre éstos.

Vamos a comenzar:

“Imaginaos el mundo sin Derechos Humanos…” nos anima el autor a reflexionar.

El primer mundo que nos plantea y crea Steven Lukes es Utilitaria, un mundo cuyo objetivo es maximizar la utilidad y la felicidad. Está claro el objetivo, pero lo que nos deja a nuestra discreción es la consideración de lo que es útil o lo que es la felicidad. ¿Qué nos hace felices? ¿Qué es útil en la sociedad? Es una laguna abierta que este tipo de sociedad no deja establecida, si no que cada uno forma su propia idea de utilidad o de felicidad. Pero nos encontramos con un conflicto entre este pensamiento utilitarista y los Derechos Humanos. La razón de este conflicto se da en la idea utilitarista de que no importa los sacrificios que se deban hacer para conseguir esa maximización de la utilidad. Esto da pie a que se vulnere directa y rudamente los derechos humanos. Uno ejemplo para entenderlo, sería la escena en que los utilitaristas se “deshacen” de aquellas personas mayores que ya no trabajan y no producen utilidad a la sociedad. En el libro se da a entender que matan a esas personas porque ya no resultan útiles. Esto vulneraría el tercer artículo de la Declaración de los Derechos Humanos, que dice así: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. Pero no solamente nos topamos con este conflicto. En Utilitaria no se da esa libertad de discrecionalidad a la hora de decidir qué es útil o qué nos hace felices, si no que existen una serie de personas profesionales – los tecnócratas – que son los únicos y los indicados para tomar ese tipo de decisiones en nombre de toda la sociedad utilitarista. Este caso vulneraría el artículo dieciocho de la Declaración, que expone que todo humano tiene  libertad de pensamiento, de conciencia. Y otro ejemplo más donde se nos muestra que los derechos humanos entran en conflicto con Utilitaria sería la escena del juicio en el que se considera culpable a unos personajes sólo por el hecho de que considerarles inocentes no resultaría útil económicamente y sobre el esfuerzo y trabajo realizado. Aquí se vulnera el primer artículo sobre la Igualdad y la Dignidad de las personas.

Ya que nombramos las vulneraciones de los Derechos Humanos, queríamos anotar un aspecto que creemos importante sobre esto. Normalmente nos fijamos en las vulneraciones directas, pero también existen unas vulneraciones indirectas.

El autor en su ensayo nos explica que estos países la idea de Derechos Humanos como la que concebimos hoy  no existe. Por lo tanto, frente a la existencia de estos Derechos Humanos, la reacción de estos estados o tipos de sociedades sería la de rechazo o no aceptación de los principios. La razón de esta reacción para Utilitaria sería la siguiente:

Para Utilitaria aceptar la Declaración de los Derechos Humanos conlleva a imponer unas constricciones a la búsqueda del beneficio para la sociedad. Para los utilitaristas el principio todopoderoso es el de maximizar la utilidad, por lo que los Derechos Humanos serían un obstáculo en el camino hacia la felicidad.

El segundo estado o país que nos presenta Steven Lukes es Comunitaria, cuyo pensamiento consiste en la superioridad de la comunidad frente al individuo. En esta comunidad encontramos un sistema de subcomunidades, a la que obligatoriamente debes pertenecer. Se respetan y se toleran entre ellas, pero es obligatorio pertenecer a alguna de las subcomunidades ya diseñadas. No es posible crear una nueva, o cambiar de una a otra. Este hecho vulneraría el principio de libertad religiosa que establecen los Derecho Humanos. Hay que reconocer que dentro del sistema de subcomunidades se ofrece la libertad de elección de pertenencia, pero a su vez, al obligar pertenecer a una de ellas no se respeta ese derecho de libertad. En este sistema encontramos un caso de vulneración indirecta, porque te ofrecen la libertad de elección, pero no la libertad de utilizar ese derecho a elegir o no.

La conclusión a la que podemos llegar sería que la Comunidad como sistema acepta los Derechos Humanos en el sentido de Derecho de Comunidad, es decir, respeta la libertad y la igualdad de cada grupo, considerando al grupo como persona. Pero se da un fenómeno interesante de destacar. Cada subcomunidad, es decir, cada grupo, puede y tiene la libertad de formas sus propias ideas, su propia cultura, su propio comportamiento, sus propios roles y sus propias reglas. Por lo que una subcomunidad podría no respetar o no aceptar los principios de los Derechos Humanos.

Aquí nos encontramos con uno de los dilemas que antes comentábamos. Este dilema tiene que ver con el principio de relatividad del que hacen uso en Comunitaria. Si una subcomunidad no respeta los derechos humanos y otra los acepta, al regirse por el principio de relatividad y respeto o tolerancia que se da en este sistema como se plantea en la historia, no es posible que el grupo que acepta los principios los defienda activamente, ya que esa defensa se consideraría intromisión de un grupo a otro y una falta de respeto. Todo esto, ¿se consideraría rechazo, según la visión que tenemos actualmente sobre la defensa de los derechos? Es decir, actualmente si un país vulnera los Derechos Humanos, otro que sí los respeta llama la atención o intenta que el primer país los respete, incluso algunos llegan a imponer esos principios. ¿Consideraríamos entonces que ese país, que no defiende los derechos humanos sea cual sea la parte del mundo, aun que en su propio terreno sí los respete, los acepta realmente?

Este dilema lo encontramos en la vida real en la pasividad de países en la defensa de los Derechos Humanos en el escenario internacional. Invitamos a reflexionar y a debatir sobre si estos países son firmen defensores de los Derechos Humanos.

Pero esta pregunta plantea un segundo dilema:

Si consideramos que una firme aceptación requiere una actuación o intervención en aquellos lugares donde no se respeten, nos encontramos que al intentar imponer ese respeto, se vulnera la propia libertad de las personas de ese lugar. En el momento en el que se comienza a imponer los principios de los Derechos Humanos a otras personas, se vulnera su propio principio sobre la libertad. Aquí entra de nuevo a debate la universalidad de los Derechos Humanos.

La siguiente cuestión a abordar sobre Comunitaria, es su visión sobre lo que supondría aceptar los derechos humanos. Para ellos el respeto a la comunidad es su primer principio, por lo que aceptar los principios de los derechos humanos supondría situarse en contra de las prácticas de tu propia comunidad y por lo tanto faltar el respeto a la propia comunidad.

El tercer país que nos muestran es Proletaria, una sociedad sin clases, considerada la sociedad justa y perfecta, por lo que no consideran necesaria la existencia de los Derechos Humanos. No los rechazas ni los aceptan, directamente no existen. Esto es así porque consideran que los Derechos Humanos son un instrumento de protección de la sociedad para un mundo donde existe una clase predominante. De este modo, aceptar los Derechos Humano conlleva aceptar la existencia de una clase predominante. Además sería imposible respetar los Derechos Humanos en una sociedad cuyo principio general y superior es la lucha de clase con el objetivo de acabar con todas ellas y esa lucha requiere vulnerar ciertos principios de estos derechos.

Un cuarto país que aparece en la historia es Libertaria. En Libertaria la Libertad es el principio superior a todo lo demás. La Libertad se garantiza respetando la propiedad y rigiéndose por un principio de meritocracia. Por lo que para ellos cumplir con el derecho de igualdad que nos rinde los Derechos Humanos, supone vulnerar el derecho a la libertad. El autor considera que el sistema libertario cumple y acepta los derechos humanos, por lo que lo clasifica entre los sistemas que sí los aceptan. Pero encontramos aún así ciertas vulneraciones, como la que ya hemos mencionado sobre la igualdad. En Libertaria eres libre de ser igual que los demás, pero no garantizan esa igualdad, por lo que respetan el principio de igualdad, pero no la garantizan.

En esta situación nos encontramos el mítico debate entre Libertad e Igualdad que trata la teoría política. ¿Es posible respetar el principio de Igualdad para que se de Libertad? ¿Y viceversa?

El quinto y último país, sería el antagonismo a Libertaria. Se trata de Igualitaria, un país cuyo primer principio rector es la Igualdad. Al contrario que en Libertaria, que cumple con el aspecto del artículo primero sobre que los humanos nacen libres, en Igualitaria se cumple con el de que todos los humanos nacen iguales.

Uno de los dilemas, a parte del que se encuentra relacionado con el de libertad e igualdad, comentado con anterioridad, se nos presenta un dilema dentro del propio principio de igualdad. ¿Al aspirar a una sociedad totalmente igualitaria se lleva inevitablemente a asumir políticas antiigualitarias? ¿Para garantizar la igualdad entre personas que cuentan con ciertas ventajas y otras que resultan desaventajados, partimos por ofrecer condiciones a los desaventajados que no ofrecemos a los aventajados, vulnerando la igualdad, al ofrecer en beneficio de unos y no de otros?

Con esto finalizamos la exposición sobre los Derechos Humanos y la historia tan interesante y profunda, que nos invita a reflexionar sobre múltiples temas, como es la del Viaje del Profesor Caritat.



Blanca Lara, Braulio Medehue y Ángel Hontanilla.

Redacción: Blanca Lara

sábado, 17 de diciembre de 2011

La jubilación por horas

Hoy estaba haciendo un trabajo para la clase de Estadística de la universidad con unos compañeros. Consistía en hacer ejercicios, con un programa de estadística, de correlaciones con dos variables.

Los datos los hemos sacado de un documento que nos pasó la profe sobre una encuesta - en inglés y que hemos tenido que traducir - y debíamos escoger, de entre mil variables, seis y relacionarlas.

¿Y qué sacamos con esto?, os preguntaréis. Pues me ha llamado la atención una de las variables y uno de mis compañeros ha añadido un comentario que me ha hecho pensar.

Las variables que quiero destacar trataban las horas trabajadas por semanas, incluidas las horas extras, y la edad de jubilación.

En la encuesta se preguntaba por las horas que trabajaban los encuestados (variable 1) y también la edad de jubilación (variable 2). Nosotros en la práctica de clase debíamos comprobar si la variable 1 influía en algún aspecto de la variable 2. Es decir, si la edad de jubilación dependía de alguna forma de las horas trabajadas.

Obviamente el coeficiente de correlación se acercaba muchísimo al cero. Esto quiere decir que no existía ningún tipo de relación. Como ya sabemos en la mayoría de países la edad de jubilación depende de los años trabajados, no de las horas. Por lo que no tiene ninguna relación.

El comentario que ha añadido mi compañero ha sido: Es una pena que no sea así, pero así estamos.


Esto a mí me ha hecho pensar, ya que nunca me había planteado el tema de la jubilación (esto suena bien, quiere decir que aún soy joven ¡jaja!). Es cierto que habrá personas que trabajen muchísimas horas, tanto normales como extras y aún así su jubilación cuenta los mismos años que una persona que trabaja 6 horas diarias, por ejemplo.

Además, hoy en día, con estas reformas laborales y los nuevos contratos temporales que se están fomentando, se hace cada vez más difícil abordar el requisito de años, tanto de los trabajados como de los que se deben cotizar a la seguridad social.

Por lo que aquí lanzo mi segunda pregunta del Blog: 


¿Creéis que sería una buena idea que la jubilación contemplase las horas trabajadas, en lugar de los años? 
¿Cómo se podría crear un método o sistema que regulara esta idea?






Bla L.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Amistad

Estaba viendo este video con una amiga:
(http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=T_lh5fR4DMA)

Tras verlo (y traducirlo) empezamos a debatir sobre él. Nos preguntamos "¿qué opinas tú? ¿Pueden ser sólo amigos?" Las dos teníamos la misma opinión, pero respondimos superficialmente. Respondimos sin pensar ni siquiera dos veces lo que realmente pensábamos. Dijimos nuestra respuesta igual que las chicas del video: sin profundizar.

Hay quien me ha dicho que esta pregunta es típica de revista Super Pop, pero tras debatir sobre ella con esa persona y otras más, hemos visto que es un tema que nos interesa, que está presente en nuestras vidas, que se da día a día en nuestras relaciones con nuestros amigos y que muchas veces influye a la hora de comportarse con ellos.

Por ello he decidido comenzar mi primer debate con este tema light social, esto que nos trae quebraderos de cabeza alguna vez en nuestra vida:

¿Los chicos y las chicas pueden ser sólo amigos?

Como bien vemos en el vídeo, para los que no hayan entendido en su totalidad el diálogo, hago un pequeño resumen. El entrevistador hace esa pregunta a chicos y a chicas por separado. Las chicas responden que sí y los chicos responden que no. El entrevistador le hace una serie de preguntas a las chicas para comprobar que están seguras de su respuesta. Les pregunta "¿tenéis amigos que sean sólo amigos?" Y todas responden que sí. Pero el entrevistador les hace una segunda pregunta: "¿Podrían decir que alguno de esos amigos siente algo por ti y no te lo ha dicho?" A lo que ellas responden que "sí". Por lo tanto ya no están tan seguras de que su respuesta sea correcta. Algunas mantienen su postura y otras se quedan un tanto confusas.

Bien, pues tras esta base, me he dispuesto a preguntar a mi círculo de amigos, una muestra de veinte personas - diez chicos y diez chicas -, esa misma pregunta, con el fin de debatir sobre el tema.

Las respuestas han salido de lo más variopintas:
La mayoría simple de los chicos ha opinado que sí es posible que una chica y un chico sean solo amigos. Sus razones se basan en la experiencia. Alegan que ellos mismos tienen amigas que saben que no sienten nada por ellos y que ellos no sienten nada por ellas.
Una minoría ha opinado que no, pero también se basan en la experiencia según han comentado en sus razones. Uno de ellos ha declarado "todas las que ahora puedo considerar buenas amigas, que no colegas, han sido mis novias, me he liado con ellas, me han gustado o he estado enamorado de ellas".

¿Qué nos quiere decir esto? Que cada uno plantea sus ideas sobre las relaciones según la experiencia que hemos tenido. Pero, ¿basarse en la experiencia es algo válido?
A mi me gusta mucho comparar puntos de vista y posibles situaciones que se pueden dar en un mismo momento. Por lo que no me conformo con estas respuestas.

Esto quiere decir que le he pedido a la gente que profundice más en sus reflexiones. Les he hecho preguntas como las del vídeo y les he planteado situaciones que pueden darse en la realidad para comprobar si cambian de opinión o si mantienen su postura.

Alguno de ellos me ha propuesto el ejemplo en el que la novia de su mejor amigo se ha hecho muy buena amiga suya, pero no sería posible tener algo más que esa amistad.

Yo le he programado esta situación: si tu amigo no existiera, ¿hubieras sido amigo de esa chica?
R: No, sólo la veo cuando quedamos con mi amigo.
P: Si él lo dejara con ella ¿seguirías siendo amigos?
R: Sería difícil, pero se intentaría.
P: Si tu amigo no fuera novio de esa chica y tu la conocieras, ¿existiría la posibilidad de que sintieras algo por ella o ella algo por tí?
R: No hay ningún tipo de atracción ahora, no tiene por qué haberla después.

Se ha mostrado firme (claro que yo confío en que haya sido sincero). Se apoya en el hecho de que existen amistades, y sólo amistad, entre dos personas cuando no hay ningún tipo de atracción.

Otro de los chicos de los que han respondido que sí, ha concluido que "tras reflexionarlo mejor, parece que no es posible" tras proponer otra situación:

Esta vez le hemos preguntado: ¿crees que alguna de tus amigas siente o puede llegar a sentir algo por tí?
R: Sí, nunca llegaré a estar seguro de que no sientan nada, si no me lo dicen.
P: ¿Entonces sigues completamente de acuerdo en que es posible?
R: "Tras reflexionarlo mejor, parece que no es posible, siempre puede terminar por enamorarse"

En las preguntas a las chicas ocurre el mismo fenómeno, pero me gustaría destacar dos hechos interesantes que han sucedido al tratar este debate con dos de ellas.

Una de ellas se ha mostrado firme en su respuesta a pesar de las preguntas del tipo anterior pero su respuesta a sido diferente: "igual que encuentras amistad en una chica y ésta se convierte en tu mejor amiga, puedes encontrarla en un chico. Yo no pienso en enamorarme de tí (era mi mejor amiga) y lo mismo me pasa con mi mejor amigo, no pienso en él como algo más que un amigo, y existen las mismas posibilidades de que pueda enamorarme de uno u otro. Hay muchas chicas y chicos homosexuales"

¿Interesante verdad? Otra de las chicas también ha mencionado el tema de la homosexualidad. Las preferencias de estas personas eran heterosexuales, pero ¿cómo serían las respuestas de la gente homosexual?

Otro de los aspectos que quería comentar, al debatir con otra de las chicas, no ha dado unas razones acordes con la pregunta, si no que ha comentado la diferencia entre tener una amistad con una chica o tenerla con un chico (defendiendo la del chico, pero este es otro tema aparte). Al responderla que no era una respuesta coherente con la pregunta, me ha confesado que no sabía muy bien cómo plantear sus razones. He decidido experimentar con ella (¡jaja!) y le he puesto un fragmento de una de las opiniones sobre la pregunta que estamos tratando:

"Creo que no es posible que se dé sólo amistad entre un chico y una chica porque siempre existe la posibilidad de que uno de ellos sienta algo más que amistad por el otro y por lo tanto, ante esa posibilidad abierta, que puede o no pasar, no puedo afirmar que sea posible ser sólo amigos"

Tras leer esta cita ha comenzado a criticarla y con ella ha conseguido formar su propia idea:
"No niego que siempre exista la posibilidad de que ocurra algo más entre dos amigos, pero se dan casos en que sí son sólo amigos y durante toda una vida no ocurre nada más. Hay amigos que se sienten como hermanos y ni se les pasa por la cabeza tener algo más que amistad, no se puede afirmar que sea completamente imposible, por lo tanto sí es posible"

En este caso, la mayoría simple de las chicas opinaban que sí es posible.

¿Qué opinas tú?






Bla L.

Bienvenidos - Introducción

Buenas noches:


Lo primero de todo quería hacer un post para explicar un poco qué metodologías vamos a utilizar en este blog para plantear los debates.


Como todo buen filósofo, mis debates siempre partirán de una pregunta sobre un tema o una situación que me resulte interesante en cuánto a la vida, a la sociedad, a la política, en general las relaciones entre humanos a cualquier escala.


Me gustaría que este blog fuera una especie de foro del que podamos sacar unas buenas conclusiones, siempre producto de un debate crítico y profundo sobre los temas que planteamos.




Espero que de aquí a un futuro todas estas conclusiones nos ayuden a desarrollar nuestros pensamientos, a formar nuestras ideas, para así tener una vida más estable. 


Porque la estabilidad emocional y mental es la única perfecta y saber qué es lo que se quiere y lo que se piensa en la vida es la fórmula para encontrar esa estabilidad.


Bla L.